Joyas elegantes y modernas.

La opulencia de los diamantes, pero también la diversión cromática e inédita de la calcedonia, de las piedras semipreciosas más atractivas y carismáticas. Y de nuevo, la belleza eterna del oro, todo ello se sugiere en sus colores más clásicos.
Por último, se refleja el espíritu hitech y alternativo de la cerámica esencial y minimal, blanca o negra.

Con la nueva colección 2017/2018, Almela lleva a escena interpretaciones brillantes, convirtiéndose en intérprete incontenible de las nuevas ideas, forjadas a través de formas y materiales, técnicas e intuiciones que hacen incluso más espléndidamente creativa y auténtica el arte de la orfebrería italiana. Así, un caleidoscopio luminoso y divertido, elegantemente equilibrado, anillos y pendientes, collares y colgantes que no tienen nada que ver con lo ya visto antes.

Se encienden, en primer lugar, los colores, la sensualidad suave de las sombras tenues y lácteas, del rosa al verde, del azul al blanco, del celeste al amarillo. Con estilo fantasioso y diversas formas, la colección Super oro es una sucesión delicada de
topacios, iolitas, tanzanitas, turmalinas, cuarzos, amatistas, granates… Además de, rodalitas, citrinos madera, peridotos o phrenitas. Cuando las piedras semipreciosas ceden el paso a aquellas preciosas, es el momento de los rubíes y esmeraldas, zafiros azules, diamantes blancos y negros.
También existe una noción de ligereza, de colocación fácil, rápida y sencilla. Y entonces puede ocurrir que el collar más clásico esté hecho de cuerda en seda negra o blanca, o que la coherencia preciosa del oro elija la provocación alternativa y gráfica de la cerámica, consiguiendo cadenas finas, básicas, pulidas, que destacan por su originalidad.
Este es el secreto sofisticado, el concepto de la precioso. Excéntrico y romántico, fantástico o glamouroso, clásico o contemporáneo. En cualquier caso, siempre único.

HISTORIA DE JOYEROS ARTESANOS

Las joyas Almela son un fiel reflejo de las antiguas técnicas artesanales venecianas, realizadas en oro de 18 quilates  y engastadas con brillantes. La elaboración de las joyas se realiza en los talleres de Vicenza, provincia del Veneto (Italia). Las
colecciones se renuevan periódicamente y se distribuyen a las más selectas joyerías de los cinco continentes.